Si bien, la herrería es una de las actividades más antiguas de la humanidad, el herrero es una persona con un perfil peculiar, debido a que mezcla la técnica de forjar metal, con un gran sentido de creatividad. El cambiarle de forma al hierro para fabricar cosas, de manera tradicional se hace calentando una fragua, hasta que la materia prima (metal) está al rojo vivo. El hierro cuando adopta un color incandescente, se vuelve a un estado maleable y permite ser forjado.

La herrería artística se trata de moldear el metal a base de martillazos y aplicando ciertas técnicas para formar figuras. Los herreros tienen la capacidad de fabricar piezas, productos o herramientas, solo aplicando técnica, talento y originalidad. Esta rama de la herrería complementa de manera visual los proyectos arquitectónicos, con diseños originales y materiales específicos. Puede fabricar ventanas, escaleras, cercos, barandales, muebles, reja, etc. Por otro lado, los trabajos de herrería artística pueden ser considerados arte, debido a que la habilidad y creatividad de los artesanos puede arrojar resultados sorprendentes.